2021

La búsqueda del emperador oculto

Traducido por Alejandro Linconao

Como es evidente, la dimensión política presente en el trabajo de Mishima nunca es una crónica, no se aplana en la mera realidad, siempre se esfuerza por ir más allá, transitando inesperados lugares metapolíticos. La Liga del Viento Divino opera políticamente, pero basada en puntos de referencia espirituales. Basta considerar la división  en tres capítulos: el primero dedicado a la consulta de los dioses, el segundo a la acción y el tercero al epílogo sangriento, al seppuku como apertura a la trascendencia, anticipación del gesto de Mishima y retrato de un pequeño grupo de hombres lanzado más allá del presente, más allá y contra la historia, decidiendo luchar en nombre de toda una civilización, oprimida por la barbarie. “Esas llamas que bailaron, en todas partes, a través del aire dirigido al cielo, dieron testimonio de la furia con la que atacaron los camaradas. Con la imaginación, todos vieron las valientes figuras de sus hermanos en armas, leales a la muerte, cruzando el fuego vertiginoso, mientras atacaban al enemigo con espadas brillantes. Había llegado la hora que tanto habían esperado, para alcanzarla tuvieron que contener su ira feroz durante mucho tiempo, mientras afilaban sus espadas en silencio. El cofre de Otaguro estaba inflamado con un viento incontenible de alegría. “Todos los hombres están luchando”, murmuró. “Cada hombre””.

Enemigo de los valores de la modernidad y enamorado del Japón tradicional, Mishima decidió hacer de su propia vida un testimonio de una forma alternativa de ser al presente: “Solo repito los antiguos ideales como un loro, que ahora se han perdido”. Es, si nos gusta, el manifiesto de aquellos que se descubren nacidos en el mundo moderno a pesar de que pertenecen internamente a una realidad muy diferente, temas que relacionan a este “tipo humano” con el “hombre diferenciado” descrito por Julius Evola en Cavalccare la tigre, de 1961. En el caso de Mishima, esta “doble ciudadanía” es similar a la “doctrina de dos estados” de Séneca: cada uno de nosotros es simultáneamente miembro de dos comunidades, una celestial y la otra terrestre. Si bien todos conocemos la terrenal, la otra es definido por Evola“Es una patria que nunca podrá ser invadida, a la que se pertenece por un nacimiento distinto del físico, por una dignidad distinta de todas las del mundo y que une en una cadena irrompible a hombres que pueden aparecer dispersos en el mundo, en el espacio y en el tiempo, en las naciones.”.

Cuando el segundo nos obliga a negar los principios del primero, la desobediencia no se traduce en un anarquismo confuso, sino que es la única forma de permanecer fiel al propio ser. Pero cada comunidad tiene un emperador, la terrestre tiene un emperador terrestre, la celeste un emperador celestial. Cuando el emperador terrestre deja caer su cetro, o se lo da a los invasores, es al celestial a quien hay que ser fiel. Una revolución tradicional en todos los aspectos, en definitiva, que le hará escribir, refiriéndose a los miembros de la Liga del Viento Divino: “Cuanto más veneraban los dioses, más ansiosos estaban por la situación política en el país. Y a medida que pasaba el tiempo, sus resentimientos contra las autoridades aumentaron, porque tenían pruebas de que se estaban alejando del ideal del Maestro Oen, por lo que los dioses tenían que ser venerados como en la antigüedad”. Es posible que toda la vida de Mishima haya sido una búsqueda ininterrumpida de ese Emperador Oculto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *