2022
Friant_Emile_L-Expiation

El Liberalismo

Francis Parker Yockey

El liberalismo es un subproducto muy importante del racionalismo, y sus orígenes e ideología deben ser mostrados claramente.
La “Ilustración“ es el periodo de la historia occidental que. . . establecido después de la Contrarreforma que puso cada vez más énfasis en el intelecto, la razón y la lógica a medida que se desarrollaba. A mediados del siglo XVIII, esta tendencia produjo el Racionalismo. El racionalismo consideró todos los valores espirituales como sus objetos y procedió a revalorizarlos desde el punto de vista de la “razón”. La lógica inorgánica es la facultad que los hombres siempre han utilizado para resolver problemas de matemáticas, ingeniería, transporte, física y en otras situaciones no valorativas. Su insistencia en la identidad y el rechazo de la contradicción son practicables en la actividad material. Proporcionan satisfacción intelectual también en asuntos de pensamiento puramente abstracto, como las matemáticas y la lógica, pero si se los persigue lo suficiente, se convierten en meras técnicas, simples suposiciones cuya única justificación es empírica. El fin del racionalismo es el pragmatismo, el suicidio de la razón.

Esta adaptación de la razón a los problemas materiales hace que todos los problemas se vuelvan mecánicos cuando se los examina “a la luz de la razón”, sin ninguna mezcla mística de pensamiento o tendencia. Descartes razonó a los animales en autómatas, y una generación más tarde, el hombre mismo fue racionalizado en un autómata, o igualmente, en un animal. Los organismos se convirtieron en problemas en química y física, y los organismos superpersonales simplemente ya no existían, porque no son susceptibles a la razón, no son visibles ni medibles. Newton proporcionó al universo de estrellas una fuerza autorreguladora no espiritual; el siglo siguiente le quitó el espíritu al hombre, su historia y sus asuntos.
La razón detesta lo inexplicable, lo misterioso, la penumbra. En un problema práctico de maquinaria o construcción naval, uno debe sentir que todos los factores están bajo su conocimiento y control. No debe haber nada impredecible o fuera de control. El racionalismo, que es el sentimiento de que todo está sujeto y es completamente explicable por la Razón, rechaza en consecuencia todo lo que no es visible y calculable. Si algo realmente no se puede calcular, la Razón simplemente dice que los factores son tan numerosos y complicados que de una manera puramente práctica hacen inviable el cálculo, pero no lo hacen teóricamente imposible. Así, la Razón también tiene su Voluntad de Poder: todo lo que no se somete se pronuncia recalcitrante o simplemente se le niega la existencia.

Cuando volvió su mirada hacia la Historia, el Racionalismo la vio como tendiente hacia la Razón. El hombre fue “emergiendo” durante todos esos milenios, fue progresando de la barbarie y el fanatismo a la ilustración, de la “superstición” a la “ciencia”, de la violencia a la “razón”, del dogma a la “crítica, de la oscuridad a la luz. No más cosas invisibles, no más espíritu, no más alma, no más Dios, no más Iglesia y Estado. Los dos polos del pensamiento son “el individuo” y la “humanidad”. Cualquier cosa que los separe es “irracional”.
Esta calificación de las cosas como irracionales es, de hecho, correcta. El racionalismo debe mecanizarlo todo, y todo lo que no se puede mecanizar es necesariamente irracional. Así la Historia entera se vuelve irracional: sus crónicas, sus procesos, su fuerza secreta, el Destino. El mismo racionalismo, como subproducto de una determinada etapa en el desarrollo de una alta cultura, también es irracional. Por qué el Racionalismo sigue una fase espiritual, por qué ejerce su breve dominio, por qué se desvanece una vez más en la religión: estas preguntas son históricas y, por lo tanto, irracionales.
El liberalismo es el racionalismo en política. Rechaza al Estado como organismo y sólo puede verlo como resultado de un contrato entre individuos. El propósito de la vida no tiene nada que ver con los Estados, porque no tienen una existencia independiente. Así, la “felicidad” del “individuo” se convierte en el propósito de la Vida. Bentham hizo esto tan burdo como pudo al colectivizarlo en “la mayor felicidad del mayor número”. Si los animales de pastoreo pudieran hablar, usarían este lema contra los lobos. Para la mayoría de los seres humanos, que son el mero material de la Historia y no los actores de ella, “felicidad” significa bienestar económico. La razón es cuantitativa, no cualitativa, y por tanto convierte al hombre medio en “Hombre”. El “hombre” es una cuestión de comida, ropa, refugio, vida social y familiar y ocio. La política a veces exige sacrificar la vida por cosas invisibles. Esto va en contra de la “felicidad” y no debe serlo. La economía, sin embargo, no está en contra de la “felicidad”, sino que es casi coextensiva con ella. La religión y la Iglesia quieren interpretar el conjunto de la Vida sobre la base de cosas invisibles y, por lo tanto, militan contra la “felicidad”. La ética social, por otro lado, asegura el orden económico y, por lo tanto, promueve la “felicidad”.

Aquí el liberalismo encontró sus dos polos de pensamiento: la economía y la ética. Corresponden al individuo y la humanidad. La ética, por supuesto, es puramente social, materialista; si se conserva la ética más antigua, se olvida su antiguo fundamento metafísico y se promulga como un imperativo social, y no religioso. La ética es necesaria para mantener el orden necesario como marco de la actividad económica. Sin embargo, dentro de ese marco, el “individuo” debe ser “libre”. Este es el gran grito del liberalismo, “libertad”. El hombre es solo él mismo y no está atado a nada excepto por elección. Así, “sociedad” es la asociación “libre” de hombres y grupos. El Estado, sin embargo, es falta de libertad, coacción, violencia. La Iglesia es la falta de libertad espiritual.
Todas las cosas en el ámbito político fueron transvaloradas por el liberalismo. La guerra se transformó en competencia, vista desde el polo económico, o diferencia ideológica, vista desde el polo ético. En lugar de la alternancia rítmica mística de la guerra y la paz, sólo ve la concurrencia perpetua de la competencia o el contraste ideológico, que en ningún caso se vuelve hostil o sangriento. El Estado se convierte en sociedad o humanidad en el lado ético, un sistema de producción y comercio en el lado económico. La voluntad de lograr un fin político se transforma en la elaboración de un programa de “ideales sociales” en el lado ético, de cálculo en el lado económico. El poder se convierte en propaganda, éticamente hablando, y en regulación, económicamente hablando.

La expresión más pura de la doctrina del liberalismo fue probablemente la de Benjamin Constant. En 1814 expuso sus puntos de vista sobre el “progreso” del “hombre”. Consideró la Ilustración del siglo XVIII con su tinte intelectualista-humanitario como meramente preliminar a la verdadera liberación, la del siglo XIX. La economía, el industrialismo y la técnica representaron los medios de la “libertad”. El racionalismo fue el aliado natural de esta tendencia. Feudalismo, Reacción, Guerra, Violencia, Estado, Política, Autoridad, todo fue superado por la nueva idea, suplantada por Razón, Economía, Libertad, Progreso y Parlamentarismo. La guerra, al ser violenta y brutal, no era razonable y es reemplazada por Comercio, que es inteligente y civilizado. La guerra está condenada desde todos los puntos de vista: económicamente es una pérdida incluso para el vencedor. Las nuevas técnicas de guerra, la artillería, hicieron que el heroísmo personal careciera de sentido y, por lo tanto, el encanto y la gloria de la guerra desaparecieron con su utilidad económica. En épocas anteriores, los pueblos de la guerra habían subyugado a los pueblos comerciantes, pero ya no. Ahora los pueblos comerciantes dan un paso adelante como los dueños de la tierra.
Un momento de reflexión muestra que el liberalismo es totalmente negativo. No es una fuerza formativa, sino siempre y solo una fuerza desintegradora. Quiere deponer a las autoridades gemelas de la Iglesia y el Estado, sustituyéndolas por la libertad económica y la ética social. Ocurre que las realidades orgánicas no permiten más que las dos alternativas: el organismo puede ser fiel a sí mismo, o enferma y deforma, presa de otros organismos. Por tanto, la polaridad natural de líderes y liderados no puede abolirse sin aniquilar el organismo. El liberalismo nunca tuvo un éxito completo en su lucha contra el Estado, a pesar de que durante todo el siglo XIX se dedicó a la actividad política en alianza con cualquier otro tipo de fuerza desintegradora del Estado. Así había nacional-liberales, social-liberales, libres-conservadores, liberales-católicos. Se aliaron con la democracia, que no es liberal, pero sí irresistiblemente autoritaria en el éxito. Simpatizaron con los anarquistas cuando las fuerzas de la Autoridad intentaron defenderse de ellos. En el siglo XX, el liberalismo se unió al bolchevismo en España, y los liberales europeos y estadounidenses simpatizaron con los bolcheviques rusos.
El liberalismo solo puede definirse negativamente. Es una mera crítica, no una idea viva. Su gran palabra “libertad” es negativa; de hecho, significa libertad de autoridad, es decir, desintegración del organismo. En sus últimas etapas produce un atomismo social en el que no solo se combate la autoridad del Estado, sino también la autoridad de la sociedad y la familia. El divorcio tiene el mismo rango que el matrimonio, los hijos con los padres. Este constante pensamiento negativo hizo que activistas políticos como Lorenz V. Stein y Ferdinand Lasalle se desesperaran de considerarlo un vehículo político. Sus actitudes siempre fueron contradictorias, buscó siempre un compromiso. Siempre buscó “equilibrar” democracia contra monarquía, empresarios contra trabajadores, Estado contra sociedad, legislativo contra judicial. En una crisis, el liberalismo como tal no se encontraba.
Por lo tanto, el liberalismo en acción fue tan político como cualquier Estado. Obedecía a la necesidad orgánica mediante sus alianzas políticas con grupos e ideas no liberales. A pesar de su teoría del individualismo, que por supuesto excluiría la posibilidad de que un hombre o grupo pudiera llamar a otro hombre o grupo para el sacrificio o el riesgo de la vida, apoyaba ideas “no libres” como la democracia, el socialismo, el bolchevismo, el anarquismo, todos ellos que exigen sacrificar la vida.

II.
A partir de su antropología de la bondad básica de la naturaleza humana en general, el racionalismo produjo el enciclopedismo, la masonería, la democracia y el anarquismo del siglo XVIII, así como el liberalismo, cada uno con sus ramificaciones y variaciones. Cada uno jugó su papel en la historia del siglo XIX y, debido a la distorsión crítica de toda la civilización occidental que supusieron las primeras guerras mundiales, incluso en el siglo XX, donde el racionalismo está grotescamente fuera de lugar y se transformó lentamente en irracionalismo. El cadáver del liberalismo ni siquiera fue enterrado a mediados del siglo XX. En consecuencia, es necesario diagnosticar incluso ahora la grave enfermedad de la civilización occidental como liberalismo complicado con envenenamiento por extraterrestres.
Debido a que el liberalismo ve a la mayoría de los hombres como armoniosos o buenos, se sigue que se les debe permitir hacer lo que quieran. Dado que no existe una unidad superior a la que todos estén atados, y cuya vida superpersonal domina la vida de los individuos, cada campo de la actividad humana se sirve solo a sí mismo, siempre que no desee volverse autoritario y se mantenga dentro del marco. de la sociedad.” Así el arte se convierte en “Arte por el arte”, l’art pour l’art. Todas las áreas del pensamiento y la acción se vuelven igualmente autónomas. La religión se convierte en mera disciplina social, ya que ser más es asumir autoridad. La ciencia, la filosofía, la educación, todos son mundos iguales en sí mismos. Ninguno está sujeto a nada superior. La literatura y la técnica gozan de la misma autonomía. La función del Estado es simplemente protegerlos mediante patentes y derechos de autor. Pero, sobre todo, la economía y el derecho son independientes de la autoridad orgánica, es decir, de la política.

A los lectores del siglo XXI les resultará difícil creer que una vez prevaleció la idea de que cada persona debería ser libre de hacer lo que quisiera en materia económica, incluso si su actividad personal implicó la hambruna de cientos de miles, la devastación de todo el bosque y áreas minerales y el retraso en el crecimiento del poder del organismo; que era bastante permisible para un individuo así elevarse por encima de la debilitada autoridad pública y dominar, por medios privados, los pensamientos más íntimos de poblaciones enteras mediante su control de la prensa, la radio y el teatro mecanizado.
Les resultará aún más difícil comprender cómo una persona así podría acudir a la ley para hacer cumplir su voluntad destructiva. Así, un usurero podría, incluso a mediados del siglo XX, invocar con éxito la asistencia de la ley para desposeer a cualquier número de campesinos y agricultores.(…)
Pero esto se deriva inevitablemente de la idea de la independencia de la economía y el derecho de la autoridad política. No hay nada más alto, ningún Estado; son solo individuos unos contra otros. Es natural que los individuos económicamente más astutos acumulen la mayor parte de la riqueza móvil en sus manos. Sin embargo, si son verdaderos liberales, no quieren autoridad con esta riqueza, porque la autoridad tiene dos aspectos: poder y responsabilidad. El individualismo, psicológicamente hablando, es egoísmo. “Felicidad” = egoísmo. Rousseau, el abuelo del liberalismo, fue un verdadero individualista y envió a sus cinco hijos al hospital de expósitos.
(…)

Este fue el pensamiento político, que se dirige a la distribución y movimiento del poder. También es política exponer la hipocresía, la inmoralidad y el cinismo del usurero que exige el Estado de derecho, que implica riqueza para él y pobreza para millones de personas, y todo en nombre de algo superior, algo con validez suprahumana. Cuando la Autoridad resurge una vez más contra las fuerzas del Racionalismo y la Economía, procede inmediatamente a mostrar que el complejo de ideales trascendentales con los que se dotó el Liberalismo es tan válido como el Legitimismo de la era de la Monarquía Absoluta, y nada más. Los Reyes fueron los protagonistas más fuertes del legitimismo, los financistas del liberalismo. Pero el monarca estaba ligado al organismo con toda su existencia, era responsable orgánicamente incluso cuando no era responsable de hecho.

Así Luis XVI y Carlos I e innumerables otros monarcas y gobernantes absolutos han tenido que huir debido a su responsabilidad simbólica. Pero el financista sólo tiene poder, ninguna responsabilidad, ni siquiera simbólica, porque, a menudo, su nombre no es conocido por todos. Historia, Destino, continuidad orgánica, Fama, todos ejercen su poderosa influencia sobre un gobernante político absoluto, y además su posición lo coloca completamente fuera de la esfera de la pequeña corruptibilidad. El financista, sin embargo, es privado, anónimo, puramente económico e irresponsable. En nada puede ser altruista; su misma existencia es la apoteosis del egoísmo. No piensa en la Historia, en la Fama, en el adelanto de la vida del conjunto, en el Destino, y además es eminentemente corruptible por medios viles, pues su deseo dominante es el dinero y cada vez más dinero.

Extracto de “Imperium” (2012) ‎ Editorial: CreateSpace

Traducción: Alejandro Linconao

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *