2022

Desterritorialización y virtualidad

La operación rusa en Ucrania ha producido importantes implicaciones económicas a nivel global con especial relevancia en el ámbito energético. Esta problemática, a su vez, es mucho más amplia estando enmarcada en un conjunto mayor de cambios.

En la modernidad todo se ha licuado, todo pierde su forma y se entremezcla. Desde las relaciones, los estamentos étnicos de los Estados, las religiones o el poder. A la par de la caída de la herencia material, conformadora de familias y pueblos, han mermado las referencias individuales y grupales. Si antes una nacionalidad, algo compartido por grandes grupos de personas, era un factor aglutinante, ahora se ha visto reemplazada por una tribu virtual o una preferencia sexual. De la fusión de lo sólido se ha pasado a una virtualización, acompañada de una consecuente desterritorialización.

Igual destino que las sociedades han seguido los medios de producción. El emplazamiento estable de planteles de producción dio lugar hace tiempo a la estrategia de relocalización para ahora adoptar la independencia del territorio, la desterritorialización. El trabajo virtual que, acorde a su carácter solo gestiona bienes, ha reemplazado en importancia a la actividad productiva. Esta dinámica laboral facilita la rotación de personal a lo largo del globo para optimizar los costos. El capitalismo atraviesa una etapa de mutación de los capitales industriales a los capitales especulativos. Las finanzas hace tiempo se independizaron de su rol decimonónico subsidiario a la producción para ser un medio de generación artificial de capital. El vapor ha sido reemplazado por el Bitcoin. Los campos de cultivo por la hidroponia. Todo tiende a la atomización y a la independencia de los vínculos con el territorio y con la realidad misma.

La desterritorialización de los recursos energéticos

El conflicto en Ucrania ha develado las implicancias de otro conflicto que le antecede: la desterritorialización de los recursos energéticos. Esta desterritorialización toma forma en la sustitución de los recursos situados geográficamente como lo son el gas y el petróleo pero también las centrales nucleares o hidroeléctricas.

Los hidrocarburos, como las centrales energéticas, existen en un territorio determinado, están dentro de fronteras y hay grupos humanos que los explotan y defienden. Se encuentran dentro de ámbitos de un dominio y por fuera de una universalización. En contrapartida a ellas, las energías renovables no implican, sustancialmente, la necesidad de un territorio específico. Estas energías en su mayoría producen electricidad, algo fácil de transportar y de distribuir siendo de nuevo relativamente independientes de un territorio.

En este sentido es interesante señalar el creciente número de normativas que contemplan la posibilidad de que créditos obtenidos por la generación eléctrica en una determinada locación sean transferidos a un emplazamiento diferente al de su producción, mecanismo denominado Medición Neta Virtual [1]. Claramente una apuesta a la descentralización energética.

Frente a la posibilidad de un corte de gas por parte de Rusia, Alemania ha acelerado la producción de energía proveniente de recursos renovables si bien todavía depende en más de un 50% de los combustibles fósiles. El ministro de Economía y vicecanciller alemán, el ecologista Robert Habeck, ha planteado los ciudadanos medidas de ahorro energético [2]. Estas, si bien toman dimensión especial con el conflicto en Ucrania, no son planteadas por primera vez en el país germano [3].

A todas luces, la producción energética desde recursos renovables es y será insuficiente para abastecer la demanda actual y su crecimiento proyectado. Las energías renovables no pueden reemplazar eficientemente a los combustibles fósiles ni pueden brindar la cantidad de bienes derivados de los mismos. Sin hidrocarburos se encarecerá la producción de bienes y las cadenas asociadas con ellos. Sin petróleo no solo no hay combustibles sino tampoco, plásticos, lubricantes, detergentes, velas, brea, etc.

La pretensión Mundialista de contar con libre disponibilidad de los recursos energéticos solo puede ser posible a despecho de la existencia de Estados soberanos que decidan sobre los mismos. Pero a pesar de los insistentes esfuerzos en su contra, los Estados nacionales sobreviven. En aquellos que son más que meros administradores y cuentan con políticas soberanas los recursos energéticos se encuentran bajo la atenta vigilancia estatal, tal es el caso de Rusia.

Larry Fink, el CEO del poderoso grupo BlackRock, ha sido categórico al apuntar que el conflicto en Ucrania marca el fin de la Globalización en su faceta de facilitadora de intercambio de bienes y capitales [4]. En el mismo sentido Howard Marks, fundador de Oaktree Capital Management, señala que el actual conflicto provocará una centralización productiva para intentar evitar la dependencia de países potencialmente hostiles. Para Marks se pasará de mercados “más baratos” a mercados “más seguros” [5]. Es decir, a raíz de la operación rusa en Ucrania se producirá un enfriamiento económico global.

La operación rusa en Ucrania acelera la desterritorialización de la producción energética. Con la escasez en puerta los precios se disparan y la Unión Europea, la principal afectada, acelera la priorización de la matriz renovable. Ante la incapacidad de mantener la demanda será necesario el racionamiento. No obstante, el menor consumo energético y el reemplazo de los combustibles fósiles no acarreará la desaceleración de la sociedad de consumo sino su miserabilización. Habrá menor consumo de bienes físicos y de peor calidad. El consumo no decrecerá sino que adquirirá una nueva forma, se virtualizará.

El consumo en la era la desterritorialización

Si las fuerzas del capitalismo global no pueden abolir las fronteras harán que las limitaciones impuestas por estas dejen de importar. Buena parte de los empleos, el entretenimiento y las actividades de ocio en general ya han comenzado a ser desterritorializadas y virtualizadas. El Metaverso, es decir un entorno virtual donde las personas interactúan por medio de avatares en una realidad artificial creada por computadora, está concebido para suplir en forma creciente la materialidad. En él se hacen reuniones laborales, se compran parcelas de territorio virtual, se mantienen vidas “paralelas”, se celebran matrimonios y se tiene “sexo”. La realidad virtual es una iniciativa con tanta proyección que una empresa tan importante como Boeing anunció que comenzará a construir aviones en el Metaverso [6]. Este incluso cuenta con cotizaciones paralelas de criptomonedas, es decir abstrae lo ya abstracto. El consumo toma un carácter inmaterial acorde con la filosofía subyacente y la escasez de recursos.

El actual conflicto en Ucrania y la defensa de la soberanía rusa sobre los bienes energéticos ha supuesto la aceleración de la desterritorialización de los recursos y de virtualización de lo humano. Se ha evidenciado el camino trazado: independizar los recursos energéticos de los territorios, racionar los recursos, empobrecer a las poblaciones y contentarlas con una realidad económica virtual. Las multitudes apiñadas en hoteles cápsulas soñarán con paraísos intangibles, los únicos que podrán visitar. “No tendrán nada y serán felices”, o al menos sonreirán mientras tengan colocadas sus gafas de realidad virtual.

 


[1]  “How a little-understood renewables rule could change Europe’s energy system forever”. https://unearthed.greenpeace.org/2018/06/26/eu-makes-it-a-right-for-people-to-sell-renewable-energy-here-are-5-things-you-need-to-know/
[2]  “Alemania se aferra al ecologismo para paliar la dependencia del gas ruso”. https://www.lavozdegalicia.es/noticia/internacional/2022/04/19/alemania-tira-ecologismo-paliar-dependencia-gas-ruso/0003_202204G19P4992.htm
[3]  En octubre del año 2021 la Oficina Federal de Protección Civil y Asistencia en Casos de Desastre de Alemania lanzó un curioso video donde alerta sobre la necesidad de tomar medidas frente a cortes energéticos durante el invierno. https://twitter.com/i/status/1443516558232461314
[4]  “To our hareholders”. https://www.blackrock.com/corporate/investor-relations/larry-fink-chairmans-letter
[5]  “The Pendulum in International Affairs”. https://www.oaktreecapital.com/insights/memo/the-pendulum-in-international-affairs
[6]  “Boeing wants to build its next airplane in the ‘metaverse’”. https://www.reuters.com/technology/boeing-wants-build-its-next-airplane-metaverse-2021-12-17/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *